Mucha gente piensa aprender a volar en parapente es caro, peligroso o complicado, pero nada más lejos de la realidad. Lo cierto es que es una de las maneras más sencillas de volar, cualquiera con unas mínimas condiciones físicas y una pizca de sentido de la aventura puede hacerlo. Con una buena formación, con la seguridad como objetivo principal no hay que temer por ninguna clase de incidente.

En principio es necesario establecer unas bases teóricas muy sencillas, que iremos ampliando a la vez que se progresa con la práctica, de esta manera asimilaremos mejor los conceptos. El primer día ya podemos ponernos un parapente a las espaldas y tras las indicaciones correspondientes iremos aprendiendo a manejarnos con él en tierra y a controlarlo como si de una cometa grande se tratase, a esto se le llama “hacer campa”. Es el punto fundamental para a continuación poder hacer un despegue seguro desde pequeños desniveles en los que aprenderemos sin peligro la técnica del despegue y del aterrizaje. Cuando hayamos asimilado esta parte y aprendido las bases para hacer nuestro primer vuelo de altura (nos puede llevar de 2 a 3 días) estaremos listos para despegar desde lo alto de una montaña. Es genial la sensación de la primera vez que despegamos los pies del suelo, yo aún me acuerdo…

Pues ya estamos preparados para volar “de verdad”, hemos demostrado un control de la vela en tierra aceptable para un despegue en condiciones suaves y que en el aterrizaje vamos a realizar una maniobra correcta, además en estos días hemos adquirido los conocimientos teóricos necesarios para saber cómo debemos actuar durante nuestro primer vuelo de altura. ¡Pues a volar!

Una vez que tenemos controladas las sensaciones del vuelo tras 4 o 5 vuelos de altura aprenderemos algunas maniobras sencillas: giros de 180 y 360 grados, a acompañar el parapente con el peso de nuestro cuerpo, a hacer orejas, a acelerar la vela, todo ello en vuelos de descenso.

Con 3 o 4 vuelos más de experiencia y habiendo practicado dichas maniobras aprenderemos a hacer ladera (permanecer en vuelo aprovechando el viento que choca contra la montaña) y las reglas necesarias para compartir el espacio aéreo con otros parapentistas y dependiendo del nivel de cada alumno se puede llegar a aprender a girar algunas térmicas cercanas al despegue para ganar algo de altura extra.

La formación del alumno se completa enseñándole algunas maniobras de descenso rápido, para posibles emergencias (orejas grandes, bandas B y a barrenar), a hacer “top landing” (aterrizaje en el mismo sitio del despegue) y algo de teoría más avanzada para que su futura progresión esté bien fundamentada.

El parapente es un deporte mucho más accesible de lo que la gente se puede imaginar, hoy en día internet facilita mucho las cosas y son numerosas las escuelas que ofertan sus servicios en la web. Existen zonas de vuelo cercanas a casi todas las ciudades españolas, exceptuando las grandes llanuras castellanas y extremeñas (donde se extiende más la práctica del paramotor). En cuanto a precio no es excesivamente caro, un equipo completo de iniciación vale unos 2800 – 3000€, pero el mercado de segunda mano es interesante y se puede elegir equipo a placer por unos 1500€, a esto hay que sumarle una cuota federativa de unos 140€ anuales, que aunque no obligatoria para la práctica del parapente, si es muy interesante al incluir un seguro de accidentes y responsabilidad civil.

Un equipo completo se compone de:

1. Parapente: 1800€ – 2800€
2. Silla: 300€ – 1200€
3. Paracaídas: 220€ – 700€
4. Mosquetones: 20€ – 120€
5. Casco: 30€ – 250€
6. Guantes: 15€ – 100€
7. Emisora: 50€ – 150€
8. Variómetro: 180€ – 300€
9. GPS o Vario/GPS combinado: 300€ – 1000€

Que no os asusten estos precios, como os dije, el desembolso inicial ronda de 1500 a 3000€, el resto del equipo se va adquiriendo a medida que se progresa y a menudo vendiendo parte del material que ya nos queda pequeño para nuestro nivel. Además, una vez que tenemos nuestro parapente sólo gastamos viento…

Cuando hayamos terminado el curso, nuestro aprendizaje no habrá acabado, de hecho volar BIEN es algo tan complejo y con tantas posibilidades que nunca dejamos de aprender. Siempre con la prudencia por bandera y mucha observación de nuestro entorno podemos llegar a ser grandes pilotos de parapente. Y ahora… ¿Os vais a quedar en el suelo?

…Bienvenidos al Cielo…

Annecy Comic 2
Ponte a los mandos de tu propio parapente

3 Comentarios

  • Alvaro González,

    Hola MADparapente,

    Me gustaría recibir más información acerca de los cursos de iniciación que impartis. Especialmente me interesa saber las fechas programadas y la flexibilidad a partir del 12 de Junio y de cara al verano.

    Muchas gracias y un saludo

    Alvaro

  • David Martinez,

    Hola MADparapente:

    Me gustaria recibir información de los cursos de iniciación.
    Fechas, zonas de vuelo..

    Gracias y un saludo

    • MADparapente,

      Hola David, es mejor que me llames para que recibas información personalizada. Puedes llamarme al 605 332 080. Saludos!!!
      Alberto Martín

  • Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Previous reading
    Nuevo Material para el 2012
    Next reading
    Volar en Parapente en Tenerife